Ir al Futuro: Big Data y Privacidad

El tan esperado mundial de fútbol ha llegado, posiblemente muchos (as) han puesto su mente en estado play y posiblemente dejarán a un lado una que otra actividad cotidiana, por ejemplo, leer blogs. Siendo así aprovecho estos momentos de fase de grupos para presentar una nueva edición de Ir al Futuro, una sección donde doy a conocer temas que probablemente tendrán repercusión en algún aspecto de nuestras vidas en días, meses o años venideros. 



En la actualidad, estamos experimentando una revolución en la forma en que la información sobre nuestras compras, conversaciones, redes sociales, movimientos, e incluso nuestras identidades físicas son recolectados, almacenados, analizados y utilizados. El inmenso volumen, la diversidad y el valor potencial de los datos tendrán profundas implicaciones para la privacidad, la economía, y la política pública. En concreto, el presente y futuro de las tecnologías podría motivar a cambios sustanciales en las políticas de cada país o en una amplia gama de sectores de los mismos referente al tema de la privacidad.

Derivado de los acontecimientos del pasado y presente donde el tema de la privacidad a dado de mucho que hablar, precisamente por la recolección poco ética que hacen algunos gobiernos u organizaciones, los primeros en pro de la seguridad, disminuyendo con esto la confianza de las personas en el Big Data. 

Desde el punto de vista del conocedor esotérico los datos de millones de personas no pueden ser de libre acceso y no todos pueden requerirlos. Una empresa puede ofrecernos uno que otro beneficio como un retorno sobre la información que consideremos necesaria compartir. Sin embargo un gobierno, que en la mayoría de los casos, que digo en la mayoría en la totalidad de los casos sabe más de nosotros de lo que saben nuestras personas allegadas y obviamente basándose en leyes que él mismo puede crear, no tendría que revelar las intenciones por las cuales requiere nuestros datos y lo anterior sin brindar un plus a nuestras vidas únicamente recolección poco ética.

A lo dicho, el Big Data es sin duda alguna el futuro, sin embargo el éxito dependerá de quien recolecta, el manejo y el objetivo de la recolección de datos porque para mí y por supuesto para ti La Privacidad y la Información Personal sigue siendo y seguirá siendo ese Activo Intangible e Invaluable, a menos que estés decidido a ceder dicho Activo al mejor postor.

¡Un Saludo!

Comentarios