El reemplazo de humanos por agentes no vivos supondría el fin del Capitalismo

Qué más quisiéramos que el fin del trabajo y el dinero; que todo lo hagan los robots. El reemplazo de humanos por agentes no vivos, una idea utópica décadas atrás, sin embargo en la actualidad se visualiza como un futuro próximo.

En el presente, la «Inteligencia Artificial» es un tema en boga que posee muchos partidarios y detractores, asimismo temerosos como Bill Gates, Stephen Hawking y Elon Musk que advierten de los peligros de la IA, quizá por influencia de películas similares a Terminator donde una Inteligencia Artificial nombrada Skynet tiene la habilidad de aprender por sí misma, además de ser independiente de los humanos.

Los humanos, que están limitados por la evolución biológica, no podrían competir y quedarían suprimidos por los robots. —Stephen Hawking—
Estoy en el bando que se preocupa sobre la súper inteligencia (artificial). Primero, las máquinas harán muchos trabajos por nosotros y no serán súper inteligentes. Eso debería ser positivo si lo gestionamos bien. Pero unas décadas después de aquello, la inteligencia es lo suficientemente fuerte como para ser una preocupación. Estoy de acuerdo con Elon Musk y otros más en esto, y no entiendo por qué algunas personas no están preocupadas. —Bill Gates—
En este contexto, algunos detractores de la IA comentan que, «el ser humano está muy lejos de conceder consciencia a algo, y mucho menos si es algo metálico/mecánico y no biológico.» No obstante, es interesante analizar el futuro del Sistema Actual o mejor dicho el Modo de Producción actual —La explotación del Hombre por el Hombre— donde mutaría a —La explotación de la Máquina por el Hombre—; agrandes rasgos, un agente no vivo se encargaría de realizar las labores del hogar, cavar minas, conducir vehículos, cuidar niños o ancianos, etcétera. Lo anterior puede sonar subjetivo, sin embargo en países con un alto grado de desarrollo como Japón el remplazo de humanos por agentes no vivos es ya una realidad; pese a que la IA no es una inteligencia en sí (son líneas de código que la simulan), sin embargo para muchas empresas es una oportunidad de minimizar costos y maximizar ganancias.

El remplazado del humano en labores que no precisamente requieren grandes conocimientos supondría el advenimiento o auge de empleos súpercalificados (aunque sea para pulsar un botón), evidentemente porque una economía sin clases sociales es inverosímil o utópica; un mundo sin dinero, un mundo sin ricos y pobres sería el acabose del Capitalismo.
Sin duda, uno de los mayores retos que tiene la IA es, reconocer un entorno nuevo e interactuar con él como lo hace el humano y cualquier animal de forma natural. Quizá, la singularidad no esté tan lejos; los avances actuales en materiales nanotecnológicos, algoritmos de reconocimiento de voz e imagen, entre otros están en constante evolución. A lo sumo, en 20 o 30 años tendremos una IA; sin embargo, el remplazo del humano por agentes no vivos en una economía capitalista es una quimera. El futuro se asemeja más una serie animada creada por William Hanna y Joseph Barbera hace varios lustros, efectivamente —Los Supersónicos— donde el hombre aún es explotado por el hombre, las máquinas remplazan al hombre en algunas labores pero el primero aún posee un empleo aunque sea para pulsar un botón; el capitalismo sigue su curso.

Comentarios